CREACIÓN EN 1970

A principio de los años 70 los tres hermanos Sanahuja unen sus experiencias, conocimientos y fuerzas con la finalidad de comprar en Castellón las mejores naranjas y mandarinas de la zona, manipularlas con sumo cuidado y venderlas al público exigente de Barcelona.

Cada uno de ellos ya tenía experiencia previa en un determinado sector del procesa de comercialización de la fruta: compra, transporte, manipulación y venta.

En 1971 llegan al mercado, tras mucho esfuerzo, las primeras 70 cajas de navelinas “Sanahuja” cepilladas, seleccionadas y etiquetadas.

fotos antiguas.png
fotos antiguas 2.png

PRIMEROS RETOS Y ADQUISICIONES

Con constante trabajo y sacrificio consiguen ampliar el negocio, comprar un Camión Pegaso, alquilar un almacén de confección en Burriana (Castellón) y adquirir una frutería al lado del mercado de Sant Cugat (Barcelona).

Con espíritu innovador son los primeros en traer al mercado las clementinas Sanahuja con hojas, como muestra de frescor y de señal de identidad.

Esta gran novedad tuvo mucha aceptación, y aun hoy en día, sigue siendo un referente para otras empresas del sector.

El reconocimiento de la constancia en la calidad por parte de las fruterías cercanas, les llevará a tomar la decisión de convertirse en mayoristas.

CONSOLIDACIÓN Y AMPLIACIÓN EN 1980

Con el paso de los años se van afianzando en el mercado y en los valores propios de la empresa: constancia en el trabajo bien hecho, busqueda siempre de la máxima calidad y compromiso con el agricultor y con el cliente final.

En 1979 adquieren en propiedad un terreno en Burriana para la construcción de un almacén de 6.500 m2.

En 1984 traspasan las paradas de Sant Cugat y se trasladan a vender la marca Sanahuja a Mercabarna.

Las dos décadas siguientes, son de desarrollo y ampliación, gracias al trabajo bien hecho y al apoyo de los que los rodean: familiares, trabajadores y clientes.

fotos antiguas 3.png
fotos antiguas 4.png

NUEVAS INCORPORACIONES

A partir de 1994 nos vamos incorporando a la empresa los miembros de la segunda generación, añadiendo a nuestros estudios, la experiencia y el conocimiento del oficio de la mano de nuestros padres.

Queda así de nuevo bajo la responsabilidad de miembros de la familia las tres áreas de la empresa: El campo, exigiendo y controlando la calidad. El almacén dirigiendo la confección, administración y logística. El área comercial, dando el servicio necesario para cerrar el círculo.

NUEVAS INCORPORACIONES

Tras la jubilación de los fundadores en 2010, la empresa pasa a ser dirigida por la segunda generación.

Somos ahora nosotros los que manteniendo los valores iniciales, y rodeados de un gran equipo humano debemos mantener y aportar a la empresa nuevos proyectos e ilusiones.

Tenemos el apoyo incondicional de nuestra familia y esperamos con orgullo mantener el legado, que con tanto esfuerzo consiguieron nuestros padres.